Las partes de una planta

 

Las diferentes partes de las plantas realizan distintas funciones. La raíz es un órgano con dos funciones principales: fijar la planta al suelo y absorber agua y sales minerales. La raíz tiene prolongaciones llamadas pelos absorbentes o radicales que aumentan la absorción del agua y las sales. En la planta, al agua y las sales minerales se les llama savia bruta.

 

El tallo tiene como funciones dar soporte ala planta y sostén a los demás órganos, así como transportar la savia bruta hasta las hojas. Como resultado de la fotosíntesis y de un proceso posterior denominado biosíntesis, la planta produce alimentos diversos en algunas células de los tallos. A estos alimentos disueltos en agua se les llama savia elaborada, y son transportados por el tallo a toda la planta para que sus células se alimenten.

 

Las hojas son principales órganos fotosintéticos de las plantas y están adaptadas para realizar la fotosíntesis. Por ejemplo, la mayoría son delgadas y planas, lo que les permite la máxima absorción de energía luminosa, y les facilita la entrada y salida del diácido de carbono y el oxigeno. La epidermis de la hoja, sobre todo la parte del envés, esta cubierta por pequeños poros o aperturas llamadas estomas. A través de ellos entra el dióxido de carbono y sale el oxigeno, es decir, se lleva a cabo el intercambio de gases.

 

En condiciones normales los estomas de la mayoría de las plantas se encuentran abiertos durante el día y cerrados en la noche. En el interior de las hojas se encuentra un tejido, llamado mesófilo, cuyas células tienen organelos llamados cloroplastos; en ellos se encuentra la clorofila que, es la sustancia que “atrapa” la energía luminosa del sol.

 

© 2010 Todos los derechos reservados.

Crea una web gratisWebnode